El Derecho Penitenciario y las penas privativas de libertad

el-derecho-penitenciario-y-las-penas-privativas-de-libertad

En el Derecho Penitenciario existe una figura que se llama cumplimiento penitenciario. Esta figura supone el cumplimiento de las penas privativas de libertad que han sido impuestas en virtud de una sentencia judicial firme. Estas sentencias no deben ser susceptibles de ser suspendidas o sustituidas por multa o trabajos en beneficio de la comunidad.

Siguiendo el mandato constitucional que en su art. 25.2 dispone que “las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social”, el sistema penitenciario español concibe el tratamiento penitenciario como el conjunto de actuaciones directamente dirigidas a la consecución de este fin.

De la defensa de un afectado por del Derecho Penitenciario se encarga un abogado penitenciario formado específicamente en esa área del Derecho. Cuanto más experimentado y formado esté el abogado más posibilidades tiene el afectado de mejorar su situación. En nuestra ciudad de Valencia el bufete penitenciario y civil más prestigioso es el de Kira Rompao.

Este bufete cuenta con varios años de existencia en los cuales ha gestionado diversos casos en todas las áreas del Derecho, pero sobre todo en las vinculadas con el Derecho Penal, Penitenciario y también el Civil. No en vano la propia Kira Rompao es una experta abogado civil en su ciudad, Valencia.

Derechos y deberes del afectado por el Derecho Penitenciario

Del ingreso en prisión de la persona nace una relación de sujeción entre el interno y la Administración Penitenciaria. Esta relación da lugar a un entramado de derechos y deberes que son de obligado cumplimiento por el preso y por la Institución Penitenciaria. Así, los presos en los Centros penitenciarios tienen los siguientes derechos:

1) Pueden ejercer los derechos civiles, políticos, sociales, económicos sin exclusión del derecho de sufragio, salvo que estos fuesen totalmente incompatibles con el objeto de su detención o el cumplimiento de su condena;

2) Se adoptarán aquellas medidas necesarias para que los presos y sus familias conserven los derechos de las prestaciones de la Seguridad Social que hayan sido adquiridos antes del ingreso en el penal;

3) En ningún caso se podrá impedi que los internos continúen los procedimientos judiciales que tuviesen pendientes cuando ingresaron en prisión y puedan entablar nuevas acciones;

4) La administración penitenciaria cuidará por su vida, su integridad y  su salud;

5) El interno tiene derecho a ser llamado por su nombre.

Los internos en instituciones penitenciarias también tienen  deberes, entre otros:

1) Deber de permanecer en el penal a disposición de la autoridad que hubiera decretado su ingreso o para cumplir las condenas que se les impongan, hasta cuando sea el momento de su salida de la misma;

2) Deben acatar las normas de régimen de la penitenciaría. Estas normas regulan la vida de la institución, cumpliendo todas las sanciones disciplinarias que le hayan sido impuestas en caso de infracción de estas normas;

3) Tienen que mantener una actitud de respeto y consideración con los funcionarios que trabajan en las instituciones penitenciarias y con las autoridades judiciales o de otro orden, tanto dentro de las prisiones como fuera de ellos;

4) Observar una conducta correcta y educada con sus compañeros de internamiento en la institución penitenciaria.

(Visited 8 times, 1 visits today)